Sin miedo al clima

¡Vaya Otoño que estamos teniendo! Lluvia, viento, nieve, granizo, frío, fenómenos costeros y alertas naranjas… Me gustaría preguntarle a los caballos qué opinan del cambio climático, pero cuando llega la hora de entrenar y los ves con su expresión de gustito bajo las mantas sabes ya la respuesta. Menos mal que la pista cubierta de Equus Gornazo protege de las inclemencias del tiempo y nos permite continuar con la rutina de entrenamientos.

El aprendizaje se basa en la confianza y en la repetición, así que es importante que, llueva o nieve, seamos perseverantes y sigamos el programa previsto. Familiarizarse con los sonidos y los gestos habituales de una sesión de equinoterapia, conocer los diferentes ejercicios y perderle el temor natural a los materiales extraños son fases del entrenamiento, pero también es importante que Embrujada, Tania y James troten a la cuerda para mantenerse en forma. 

Cuando regresan al box y les pones otra vez la manta para que no se enfríen, dan ganas de quedarse un rato allí, abrazándolos para aprovechar el calor que emiten…    

Deja un comentario